De Muysc cubun - Lengua Muisca
Saltar a: navegación, buscar
Diccionario muysca - español. © Diego F. Gómez (2008 - 2017).

Bozica  


Fon. Gonz. */botʂika/ Cons. */ Botsika /

    I. n. p. Bochica (nombre de una deidad muisca).

    P. 1... Has tenido por Dios, y adorado los Santuarios? // I..Chunsuaguia cuhuza fiba, chichebachun bozica Dios gue umgâs achie umuaia. [sic] (Giraldo & Gómez, 2012) - Ms. 2922. Gra. fol. 60r

    Ver también "Deidad": Bozica, Chichebachun, Cuhuzafiba, suetyba

    Ver muisquismo Bochica.

    Fuentes históricas:

    • "DESPUÉS de la adoración del sol, que estimaban por la más famosa, veneraban otros dioses de diversos nombres, á quien adoraban para necesidades diferentes; los más principales de éstos eran Chibchachum y Bochica: el primero era propio de toda esta Provincia de Bogotá, y así le pusieron el nombre conforme á ella, que comunmente le llaman Chibcha, y la lengua de esta sabana, que es la más universal de estas tierras, se llamaba la lengua Chibcha, como dejamos dicho, y Chim quiere decir báculo en esta lengua, donde juntando los dos vocablos y diciendo Chibchachum, significa báculo de esta Provincia Chibcha, porque este nombre le daban á este Dios, por lo mucho que les favorecía, no ausentando jamás de la Provincia para acudirles con más facilidad.

      El Bochica era Dios universal, más y aún casi señor de este otro, pero ambos les daban leyes y modos de vivir; respondían en los oráculos que se les consultaban, aunque nunca los veían los Jeques ni otros, porque eran unas cosas incorpóreas ó como de aire. A estos dos siempre que les ofrecían había de ser oro, con el modo que después diremos, porque aunque eran dioses universales de iodos, más en particular era el Bochica de los Caciques y Capitanes, y el Chibchachum de los mercaderes (de que se preciaron siempre mucho estos indios), plateros y labradores, y como de gente rica, no querían les ofreciesen sino oro."
      Simón, fray Pedro. Noticias historiales de las conquistas de Tierra Firme en las Indias occidentales. Casa editorial de Medardo Rivas Pág. 287. Bogotá - 1892.